//
Estás leyendo...
La vida

Ache ése besé

Mary Poppins me enseñó algo: el dinero en el banco es tuyo y te lo tienen que dar cuando se los pidas. Por supuesto, es una manera muy elemental de ver una transacción bancaria, tal como le sucedió a Michael Banks cuando el Señor Dawes padre no le quería regresar sus dos peniques. Michael no sabía de trámites, de contratos, de diplomacia… él solo quería que le devolvieran sus dos peniques. Hace un rato, en la sucursal de HSBC de Plaza Universidad, acá en la Ciudad de México, un par de cajeros y quien supongo que era el gerente me obligaron a pensar elementalmente, como Michael Banks. Aquí mi historia, que incluye policías y discusiones verduleras.

Hace casi tres años, en mi trabajo me abrieron una cuenta de nómina en HSBC, pero en una sucursal de Tijuana. Accidentalmente abrieron mi cuenta con los datos equivocados (invirtieron los nombres), lo que provocó que durante casi dos años no pudiera retirar dinero de la caja y mi única posibilidad era el cajero automático; esto se debía a que tenían que tener mis datos digitalizados, incluyendo mi firma, y como los nombres no coincidían, era imposible. ¿Por qué dos años? Nunca supe; ya saben cómo es esto: “es que la compañía nos tiene que autorizar”, “es que el banco nos tiene que autorizar”, “es que debe haber un tratado de paz entre una sucursal del DF y la de aquí para bla bla bla…” Y dado que hay casi 2,300 km entre Tijuana y la Ciudad de México, era costoso y difícil ir allá a arreglar el problema personalmente (y creo que una de las soluciones requería que fuera allá). Mientras el problema duró, en una ocasión le rogué al gerente que me autorizara el retiro en una caja, ya que tenía una fecha límite para pagar algo y necesitaba más dinero del que el cajero automático podía darme; el gerente, buena onda, adviritóme que era una gran excepción y que tenía que arreglar mi problema. En aquella ocasión me dieron mi dinero.

El problema nunca se pudo arreglar y mi compañía prefirió abrir una cuenta nueva con los datos correctos. ¡Yus! “¡Ahora sí podré pagar mis deudas a tiempo y retirar todo mi dinero de la caja! ¡Y podré hacer transacciones por Internet!”, gritaba de felicidad mientras bailaba sobre las calles al frente de un gran grupo de personas que poco a poco se reunía a bailar detrás de mí para compartir mi felicidad. Mi compañía, recadeando a HSCB, me dijo que tenía que ir a mi sucursal favorita para concluir el trámite; fui gustoso, con todos los documentos y, muy amables todos, me hicieron firmar hojas y hojas, me pidieron fotocopias… ya saben, al final, lleno de alegría estreché la mano del gerente y casi hasta lo abrazo. Mi vida seía normal de nuevo… pero una nube negra comenzaba a acechar el paraíso bancario.

Llegó la quincena, que está en mi Top Ten de Quincenas más esperadas de toda mi historia laboral, no tanto por el dinero, sino por ver qué se sentía retirar dinero de una caja de HSBC. Nunca lo había hecho y estaba por descubrir esta nueva sensación. Llegué a la caja, di mi tarjeta, mi identificación, solicité la cantidad y… ¡perfección! Me la dieron sin chistar y el sol, ese día, no podía haber brillado más. La siguiente quincena…

—¿Acaba de abrir su cuenta?
—Perdón, no lo escuché.
—Ah, sí, le pregunté que si acaba de abrir su cuenta.
—Pues, no exactamente…
—Es que no tenemos registrada su firma electrónica y sin ella no podemos permitir el retiro.
—Ah, sí, tuve ese problema hace mucho, porque mi cuenta se abrió en Tijuana y bla bla bla… ¡pero ya lo arreglaron! Apenas hace quince días estrené la cuenta y retiré sin ningún problema.
—¿Hizo el retiro en la sucursal donde abrió la cuenta?
—Nop. En otra.
—Permítame…

Bueno, fue con el gerente, me sacaron de la fila y él me explico que necesitaban mi firma, etcétera, etcétera. Al parecer, la sucursal donde abrí mi cuenta con los datos correctos, aquí en la Ciudad de México, no había dado de alta mis datos digitales en la red de HSBC.

—Okay, entiendo eso, pero, ¿por qué en la quincena pasada sí me dieron el dinero?
—Mire, joven, la verdad no sé, pero se me hace raro, ya que no debieron haberle dado el dinero. Se me hace que sacó una cantidad menor.
—Le juro que retiré lo mismo que lo que quiero retirar hoy.

El gerente, por un momento, volvió a su estado humano y me otorgó el beneficio de la duda.
—¿En cuál sucursal dice que realizó el retiro y cuándo?
—En la que está en la esquina del Eje 8 y Cuauhtémoc, hace quince días o algo así.

Sin decir más y con un toque de discreción, sin sentarse, tecléo algunas cosas en el monitor que yo no podía ver, dejó de teclear y leyó con atención.

—Qué curioso… sí le dieron el dinero… pero no tenían por qué hacerlo.
—¿Entonces no me lo puede dar? Ya le demostré que yo soy yo. Mire, hice un retiro en tal lugar a tal hora, y…
—Mil disculpas, joven, pero no puedo, de verdad. Tiene que ir a su sucursal a arreglar el problema.
—Pero… pero…
—Lo lamento.

Hay que saber perder y había perdido, aunque no entendía muy bien por qué. Al día siguiente fui a mi sucursal y le expliqué al gerente qué había pasado. No era muy buen conversador; esperaba que me dijera algo que empezara con “lo que pasa es de que”, pero no dijo nada. Escribió varios minutos en su computadora, se paraba, regresaba, se volvía a ir, regresaba con fotocopias, tecleaba… hasta que por fin me pidió varias firmas y me extendió un teclado numérico mientras volteaba a la pared, como si no me quisiera ver desnudo.

—Teclee su número confidencial, el que quiera.
—¿Tiene que ser igual que el que ya tenía?
—Teclee su número confidencial, el que quiera.
—Eh… oh… ¿tienen que ser dígitos que no se repitan o algo así? Porque un día…
—El que quiera.

Después de que RoboCop 2 me pidió que firmara en una cosa digital, murmuró “es todo” y volvió a encajar su mirada en el escritorio.

—¿Es todo? —pregunté.
—Sí, es todo. —respondió, sin dejar de mirar su escritorio.

Por supuesto, no me iba a ir sin el Grand Finale.

—Disculpe… como le dije al principio, fui a una sucursal a querer retirar el dinero de la caja del banco y me dijeron que no se podía porque hacía falta esto. ¿No me va a volver a pasar?
—No. Es todo. Gracias por su cooperación. Buenas noches.

Lo de “gracias por su cooperación…” se lo agregué para fines dramáticos de mi historia, porque la verdad solo recuerdo haber entendido algo parecido a que ya no iba a tener problema, pero estoy seguro que nunca dijo “no joven, ya no va a tener ningún problema”.

Y como toda buena historia, continúo la mía con “Entonces agarré y…”. Entonces agarré y esperé el momento ansiosamente de probar mis nuevos poderes mutantes. Ese momento fue hoy. Llegué un poco antes de que llegara la hora de cerrar. Había una filota que avanzaba lentamente y, durante los 20 o 30 minutos que espere antes de mi turno, dos señoras tuvieron una discusión ligera con una empleada del banco, debido a la lentitud del servicio y a que parecía que solo dos personas, de las cuatro en las cajas, estaban atendiendo.

—¡Es que solo está atendiendo una persona, señorita, no es posible!
—Todos están trabajando, señora.
—¡No es cierto, yo lo estoy viendo!
—Están haciendo otras cosas, pero le aseguro que todos están trabajando y a todos los van a atender. Si va a realizar un pago a tarjeta, le recomiendo el Chedraui, que…
—¡No, cómo cree! [cara de “no mame”] ¡Ya estoy aquí!
—Bueno, yo nada más se lo recomiendo.

Mientras atestiguaba la discusión, pensaba en el adagio ése que dice “el cliente siempre tiene la razón”. Pensaba en los servicios que he recibido en otros comercios e instituciones, extranjeras y nacionales (especialmente en el extranjero), y de lo bien que se siente que al cliente nunca le digan que no y que siempre tranten de resolver el problema hasta el final. Entre mis anécdotas favoritas sobre la mejor atención al cliente que he recibido están estas:

1. Una vez compré un karaoke en un Toys’R’Us de Los Ángeles y cuando regresé a México descubrí que no servía. Busqué en Internet el número de la tienda y llamé para preguntar qué procedía y, mal acostumbrado, esperaba un “úchale, joven, qué pena”, pero en inglés (tal vez un “oochahlei young one, what shame”), pero confié en el primermundismo. Expliqué brevemente mi problema y de inmediato me comunicaron con un carnal que hablaba español, para evitar malos entendidos. Reexpliqué el problema, ahora con detalles, y el muchacho se puso a pensar conmigo una solución, dado que nunca les había pasado algo así en esa sucursal. Se le ocurrió enviarme un reemplazo, pero me dijo que, lamentablemente, no podían pagar el envío del karaoke descompuesto que yo les tenía que mandar de regreso. Me preguntó si yo o algún conocido mío tenía planes de viajar allá para hacerme el favor y le dije que no, pero le informé que viajaría a Nueva York tres semanas después. “Perfecto”, dijo. “Llegue a la tienda que está en Times Square con el recibo y en atención a clientes le repondrán el producto. Si llega a extraviar el recibo, pídales que se comuniquen a esta sucursal con el siguiente código que le voy a dar…” ¿Qué pasó después? Como mantequilla. Ni a melón me supo. Regresé de Nueva York contento con mi karaoke reemplazado y ni me preguntaron nada ni nada. Di mi recibo, dije “no sirve”, lo recibieron, y volvieron con uno nuevo.

2. Estaba en Kioto y quería pasar la noche ahí, así que busqué y encontré un hostal barato porque no había varo. Había un festival en el pueblo y todos los hostales y hoteles estaban llenos, y, claro, en ese hostal tampoco había espacio, me platicó el dude que me atendió. Después del silencio incómodo, me pidió que esperara un segundo. Tomó el teléfono e hizo una llamada; con la llamada en espera, me preguntó que cuánto tiempo pensaba quedarme y cosas así. Colgó y me informó que acababa de llamar un hostal que él conocía y que sabía que, como está en las afueras del pueblo, quizá habría lugares. Pero tenía que quedarme dos noches y ya no había transporte hasta allá y solo podía llegar caminando. Vio mi cara de “ya valió verga” y, tras otro silencito incómodo, volvió a tomar el teléfono; sin colgar, me preguntó que si estaba dispuesto a pagar ¥10,000 yenes por una noche; en ese hostal me costaba ¥5,000, así que pensé que no habría tanto problema. “Sí puedo”, le dije. Colgó y tecleó algo en su computadora, luego fue a la impresora y volvió con un mapa; me informó que a unas cinco cuadras de ahí había un business hotel y que acababa de apalabrar al gerente para que me hospedaran ahí, pero que por la emergencia, me costaría ¥10,000 (que en ese entonces eran como mil varos de ahorita) y que no podía quedarme mas que una noche; de inmediato puso el mapa sobre el mostrador y me mostró la ruta para llegar, disculpándose por no poder acompañarme. Sublime.

3. Una vez compré un DVD en el Tower Records de Santa Mónica, CA. Cuando volví a a México, noté que tenía como burbujitas y, claro, no funcionaba. “Chale”, me dije. Las horas se convirtieron en días, los días en semanas, las semanas en meses… esa herida cicatrizó y, dos años después, recordé tal evento. “Se los voy a llevar, a ver qué pasa”, pensé. Por supuesto, lo único que conservaba era la caja y el disco; el recibo ya no existía. Al final sí pude ir a la tienda y llegué con el dependiente. Le conté mi historia y las circunstancias y, claro, puso cara de WTF. “Qué extraña situación… no sé si pueda ayudarte pero… a ver, ¿cuándo dices que ocurrió? ¿Hace dos años exactamente? ¡Rosy, ven! ¿Sabes si John trabajaba aquí hace dos años? Oh, ya veo… a ver, deme un segundo, por favor… vamos a revisar el inventario y, si de pura casualidad está registrada esa venta, ahorita se lo cambiamos, pero la verdad está cabrón que esté… a ver… veamos… no, joven, lo siento, solo tenemos archivados seis meses aquí… lo que podría hacer es… ¿seguro que no conserva el recibo? ¿Ya lo buscó bien? Porque con el recibo estaría increíble… ¿no? Mil disculpas, joven, no puedo ayudarle… y es que ha pasado tanto tiempo que… discúlpenos.” Ah… la buena vibra. No me cambiaron el DVD, pero sentirme escuchado fue más que suficiente.

Mi mente volvió al presente, a la fila del HSBC, que ya había cerrado y solo esperaban despachar a los que quedábamos dentro; seguía mi turno y ya me estaba saboreando mi comida, sin considerar que algo saldría mal. Algo salió mal.

—Buenas tardes, señorita.
—Buenas tardes. ¿Qué operación va a realizar?
—Voy a retirar dinero y a hacer unos pagos.
—¿Me permite su tarjeta y su identificación?
—Cómo no. Aquí tiene.
—Gracias…

Silencio anormal. Tecleos raros. Repasadas de tarjeta por el lector más de dos veces. El cielo enegrecido. Truenos. Relámpagos. La mano de Carrie saliendo de su tumba.

—Discúlpe, joven, ¿acaba de abrir su cuenta?

No, no otra vez. No hoy. No ahora.

—Pues no exactamente, señorita… ¿hay algún problema?
—Lo que pasa es de que no tenemos registrada su firma digital y no puede hacer retiros.

¿Leyeron mi historia, verídica y honesta, aunque tal vez con ligeras imprecisiones debido a la humanidad de mi cerebro? ¿Recuerdan cuando RoboCop 2 trató de decirme que ya no había pedo? Me mintió.

—Lo que puede hacer, joven, es ir mañana a su sucursal para registrar su firma digital y…

No sé qué habrían hecho en mi lugar pero, yo, no pude más. Haciendo lo posible por no levantar la voz ni injuriar a la señorita, pobre, ella qué culpa tenía, tuve que decirle que…

—No. Discúlpeme, no es personal, pero eso ya lo hice.

¿Tenía razón yo? ¿La cajera? No sé, pero la situación no era cliente-prestador de servicios; era de malos contra buenos y ellos eran el local y yo el visitante.

—Perdón señorita, pero no puedo esperar hasta mañana. No importa si me urge o no, no importa si hay un problema o no. Es mi dinero, el trámite que me dice que hace falta yo ya lo hice y lo único que le estoy pidiendo es que me dé mi dinero.

—Lo lamento, joven, pero las opciones que le ofrezco es que vaya a un cajero automático y haga el movimiento ahí, o use la banca en línea.
—Señorita, si me está diciendo que mi firma digital no está dada de alta en su sistema, supongo que sabe usted muy bien que en Internet va a ocurrir lo mismo.
—Pues podría arreglar eso mañana en su sucursal. O si prefiere ir al cajero…
—No, señorita, no voy a ir al cajero porque de seguro no se puede hacer el trámite y usted lo que quiere es que me vaya de aquí para que la gente que está formada deje de hacer caras.
—Es que no lo puedo ayudar.—Dijo, mientras me pasaba mis credenciales por la ventanilla, mismas que le regresé.
—No me voy a mover de aquí hasta que me den mi dinero, porque es mi dinero.

De pronto, el cajero de junto intervino, y dirigiéndose a mí, dijo:

–Es que tiene que ir a su sucursal porque aquí no le hicimos el trámite.
—Discúlpeme, pero ese trámite ya lo hice. Hace un mes. Y si su sistema no lo actualizó o lo que sea, no es mi responsabilidad.
—Es que tampoco es nuestra.
—¿Perdón?
—No es nuestra culpa que le hayan hecho mal el trámite en su sucursal.
—¿Que no es su culpa?
—Yo no le hice mal el trámite.
—(Qué rayos…) A mí no me importa si fue usted, el señor de allá, otro cajero… el trámite lo hice en HSBC y es al banco, no a usted, al que le estoy pagando el servicio, así que no me importa si fue usted u otra persona; yo solo estoy esperando mi dinero y los resultados.
—Pues no se puede porque nosotros no hicimos mal el trámite.
—Pues no me voy a salir de aquí sin mi dinero.
—Pues se va a tener que ir sin su dinero y si quiere mañana vaya a su sucursal a cancelar su cuenta o a hacer lo que usted quiera.

No dije nada. No tenía caso. Simplemente no me moví. La señorita volvió a empujar mis tarjetas hacia la ventanilla y las volví a regresar. “No me voy hasta que me den mi dinero”, dije, enfatizando el ‘mi’. La señorita volvió a pasar mi tarjeta por el lector, levantó el teléfono, habló con alguien, se paró de su lugar y se desapareció como por veinte minutos. Después de ese tiempo, se me acercó un señor, quien supongo que era el gerente, y comenzó a hablarme.

—Señor, va a tener que ir mañana a su sucursal a hacer el trámite de su firma digital porque no está dada de alta y sin ella no podemos darle el servicio que…
—No. Ya no quiero explicaciones, ni quiero nada más. Quiero mi dinero. Es todo. Ya no voy a escuchar nada más.
—Le estoy explicando que no podemos darle el dinero porque…
—No. Ya no me explique más. Deme mi dinero.
—No le vamos a dar su dinero y voy a llamar a seguridad para que lo saquen de aquí si no se va.

Saqué mi teléfono y comencé a grabar, sin ocultarlo, el resto de la, éjem, conversación. No sin antes escuchar el clásico “no puede usar esto aquí dentro”.

Se fue a su cubículo y me quedé recargado en la ventanilla; la razón era porque no sabía qué hacer. Estaba impactado. ¿Por qué no querían atenderme? ¿Por qué no querían ayudarme? Él gerente mencionó que “por mi actitud” no me iban a ayudar. ¿Acaso tenía mala actitud? Traté de ser amable y cuando conté que ya había hecho lo de la firma digital, estaba seguro que ni siquiera estaba escuchando. Estaba parado ahí, preguntándome qué pasaría cuando llegaran los de seguridad por mí. ¿Me iban a llevar a los separos? ¿Me iban a madrear? Quería saber qué iba a pasar, aunque la parte adulta dentro de mí me decía, “ya vámonos, cabrón, mañana lo arreglas”. La verdad, necesitaba el dinero, porque tenía que pagar cosas. Podían esperar, sí, pero creo que ése no era el punto.

Como quince minutos después llegaron unos polis y, desde la puerta, empezaron a echar el ojo para ver qué tan mal estaba la situación. Les hice la seña universal de “soy yo al que buscan” y se acercaron. Me vieron, los vi y les dije que los estaba esperando porque nunca en la vida me habían sacado de un lugar con policías y quería ver qué se sentía. Como que se rieron y no. Les pregunté que qué seguía, que si me iban a esposar. Me dijeron que no, que nada más me iban a acompañar a la salida. Resignado, me dejé acompañar a la salida. Justo cuando íbamos saliendo, llegó otro oficial al escena del crimen. “Ya no, compañero, ya es todo”, le dijo uno de mis acompañantes. “¿Todo normal?”, preguntó el recién llegado. “Era un X-2”, le respondieron.

Escribo esta historia porque no sabía qué iba a hacer con el audio que grabé. Me da pena, lo confieso, porque no me gusta hablarle así a la gente. Pero tenía ganas de hacerlo saber. A veces, por Twitter, veo “pésimo servicio en tal lugar, no vayan” o “tal lugar es el peor negocio, nunca vayan a bla bla bla”. No quería hacer un berrinche así. Me han atendido muy bien en HSBC en ocasiones; solo he tenido cuentas con tres bancos, Bancomer, Banamex y HSBC, y las experiencias insatisfactorias las he tenido en el tercero, pero nada como para suicidarse. Dudo mucho que en HSBC hagan una Cumbre de Gerentes en Mazatlán para ponerse de acuerdo sobre qué nuevas ideas se les ocurren para joder a los clientes en el ejercicio fiscal 2012-2013, por lo que no podría decir “¡HSBC es una mierda!” Al menos no sin explicar los detalles. Pienso que pensando en que todo HSBC es así de mierda, o que todos los mexicanos son así de mierda, o que todo el mundo es así de mierda, es hacer lo mismo de lo que me quejo: pensar que todo es igual y no usar mi cerebro, o mi ética o mis ganas de echarle la mano al de junto para analizar la situación y proceder. Y dado que mi cuenta de Twitter no es tan privada, creo que un twitt de “¡HSBC es una mierda!” no es suficiente y podría crear una confusión que cuesta más que el desahogo de mi inconformidad. Yo sé, porque ocurrió en el pasado, que si el gerente se quiere echar el pedo de autorizar mi retiro, se lo puede echar. Supongo que pone en riesgo su empleo, así que por eso no es sencillo tomar esas decisiones. Pero sí me molestó que haya prevalecido la intención de “¡ah, pero yo tengo la sartén por el mango, así que a ver de a cómo nos toca!”, sobre la de… “mmm… ¿cómo se podrá resolver este problema?”.

Cabizbajo ante el ocaso de un día más, continué mi caminó hacia la irremediabilidad, murmurando “pinches culeros” y pensando en que, una vez más, el Centurión de American Express le va a sacar filo a su pito en mi ano.

Epílogo
Al final, justo como lo predije, fui al cajero a ver si podía hacer el pago ahí y, sorpresa-sorpresa, no se podía. Pito para esos tres weyes. El X-2 se usa para ‘concentración de personas’ según mi breve pero comprometida googleinvestigación. El X-1 es para servicios confidenciales, que supongo que sirve para evitar el arresto de cualquier miembro de HSBC, haciendo que se acalambren, mientras sale un ED-209 y se los chinga.

Anuncios

Acerca de Densho

Densho ni makasete!

Comentarios

57 comentarios en “Ache ése besé

  1. Qué chingaderas. Como dices, ellos ya no son personas, son miembros de HSBC y tienen que actuar como tal. Y en la grabación te escuchas bien emputado!

    Publicado por Brian Martínez (@Mustainetor) | abril 2, 2012, 9:09 pm
  2. Yo se lo mierda que te sientes en esos momentos. Tal vez nunca me ha pasado algo tan “grueso”, pero la sensación siempre es la misma, tal cómo comenzaste, “es mi dinero, deme mi dinero”.

    Espero tu problema se solucione rápido y lo más fácil posible.

    Como sea tu narración de los hechos es muy buena y divertida, y pues nada gracias por compartirla.

    Saludos.

    Publicado por Oleg | abril 2, 2012, 9:14 pm
  3. Tienes toda la razón HSBC tiene el servicio de mierda como dices yo tambien tengo nómina ahí y es un fastidio cobrar en ventanilla !!!!!!

    Publicado por Enishi | abril 2, 2012, 9:16 pm
  4. Sabes que saco de conclusion de tu anecdota y de una experiencia mia (con bancomer)… que realmente es la ideaosincracia del mexicano el problema, por lo que dijiste en tus previas anecdotas el projimo extranjero te ayudo e hizo lo que pudo, el mexicano simplemente no es pedo mio ve y arregla tu pedo en tu sucursal y sobretodo el banco en mexico esta muy jodido en cuanto a sistema y personal, eso con lo anterior jode la experiencia del usuario… ni anecdota con bancomer es que saque una tarjeta de credito y luego la di de baja (fue un pedo pero lo logre) y aun asi me siguen llamando para decirme que esto, que lo otro y cuando les digo que ya di de baja la tarjeta, no saben que pedo y me dicen que en el sistema aun les aparece y luego se les pone la mente en blanco y me cuelgan

    Publicado por dcn (@dcn_zombie) | abril 2, 2012, 9:22 pm
  5. A muchos nos han pasado mamadas de ese tipo, y la verdad es que se siente muy culero. Se que los empleados no tienen la culpa, pero algunas veces se comportan como unos hijos de puta que dan ganas de agarrar los postes de la unifila y metérselos por el ano. Suerte mi Densho, y saludos al centurión…

    Publicado por serkenor | abril 2, 2012, 9:24 pm
  6. Que situación tan desesperante por la que tuviste que pasar.

    Publicado por Blackbird | abril 2, 2012, 9:28 pm
  7. Me parece que la idiosincrasia del mexicano siempre es la de no hacerse responsable de nada y que se chingue otro, yo al menos lo veo diario en el metro, donde uno ve que ya va hasta la madre y valiendo madre la gente se mete sin importar a quien aplaste, piensan “yo ya chingue, ya estoy adentro” cuando lo único que hace es alentar el servicio porque las puertas no cierran, etc. En fin, así somos la mayoría y es una lastima

    Publicado por kamahl2 | abril 2, 2012, 9:28 pm
  8. ¿Vas a querer lubricante o babita?

    Publicado por Centurión de AE | abril 2, 2012, 9:31 pm
  9. Creo que todos tenemos nuestra propia historia similar.

    A veces creo que piensan que uno se los quiere chingar, o aprovecharse de sus sucursales/tiendas ¿que necesidad tiene uno de ponerse asi?.

    Hasta que no cambie la actitud de los pretadores de servicio o hasta que las demandas hacia las compañias realmente procedan, creo que no avanzaremos en el servicio a clientes.

    Publicado por Josue Avila | abril 2, 2012, 9:47 pm
  10. Publicado por Treble | abril 2, 2012, 9:51 pm
  11. Lo malo es que los que trabajan en los bancos creen que ellos te están dando de su dinero.

    Un día fui a cambiar un cheque a Banamex, pero mi IFE esta despegada de un lado, la tengo desde el 98 y a la semana que me la dieron se puso así, nadie me la ha hecho de jamón y ese día el cajero se puso reina, que no me lo podía cambiar por el estado de mi credencial, ya la había usado antes en ese mismo banco, pero creo que el cajero era nuevo y se quería parar el cuello con el jefe porque se puso sangrón, yo todavía le dije que llevaba mi licencia o que si le podía llevar la cartilla y el me dijo que no, que si quería que se lo endosara a alguien mas, pero que no me aceptaba la credencial.

    Y ahí fue cuando me prendí y que le empiezo a mentar la madre y a decir de cosas y ese wey todavía me hace la seña de adiós y ya nada mas porque me urgía cambiar el cheque, pero tenia ganas de decirle que se saliera y que me dijera adiós de frente.

    Fui a otra sucursal y me atendieron rapidisimo y me lo cambiaron, por eso se que solo son algunos los que se ponen pendejos.

    Publicado por Aydiosmisio | abril 2, 2012, 9:53 pm
  12. Una elemental llamada de sucursal a sucursal para verificar que se hubiera integrado tu firma al expediente hubiera bastado…digo yo…lamentable. Por otro lado es envidiable la atención al cliente que tienen en otros países…

    Publicado por debraoropeza | abril 2, 2012, 9:55 pm
  13. Excelente Densho, creo que nos dejas algo valioso para muchos con tu grabación y comentarios creo yo, y esto es que la mayoría nos dejamos coger por esta gente cerrada e incompetente que solo repite las frases que les dicta su institución, muchos hacemos lo que tu parte adulta te decía “ya después lo arreglas”, sorprende mas al leer los ejemplos de 1er mundo que describes, el que ellos traten de solucionar contigo el problema, si un día me ocurre algo similar te pondré en practica.

    Mi experiencia en HSBC; solo tuve que aguantar el calor y las jetas de las cajeras y personas que me rodeaban cuando un compañero de trabajo se quejaba de su lentitud.

    Publicado por Chuck | abril 2, 2012, 9:56 pm
  14. Me encanta la forma de redactar… lamento que te haya pasado eso… :S eso sí es indignante… P. D. Qué bonita voz tienes, con todo respeto 🙂

    Publicado por Ricardo Navarro | abril 2, 2012, 10:07 pm
  15. pues tienes razon, el simple hecho estos culeros se sienten que les estas pidiendo limosna servicio de cuarta pero lo cobran de primera y eso que te contuviste otro si se hubieran pueto como personaje en talkshow pero en fin ya vez solo en MEXICO pd: espero que no hayas comido aguacate por que si no …

    Publicado por lamoscaenlasopa (@lamoscaenlasopa) | abril 2, 2012, 10:12 pm
  16. La verdad, y sin hacerla de abogado del diablo ni enfundarme en la bandera tricolor, desde que Bital fue adquirido por HSBC se ha ido de picada. Cuando era Bital, en mi trabajo de aquel entonces (año 2001) todo estaba bien, cero comisiones en mi tarjeta de débito, buena atención al cliente… llegó ese cochino banco anglo-chino (si hemos de ponernos xenofóbicos) y todo se derrumbó. Al querer cancelar mi cuenta, me dijeron que debía como $600 por manejo de cuenta (sin que la hubiera usado en 3 años). Dejé pasar un par de meses y la cuenta murió. La misma historia es con Santander. Cuando era Serfín no era “tan” malo. Bancomer es lo mismo. Si le han de echar la culpa a una nacionalidad, que no sea a la local. Los extranjeros han hecho de la banca mexicana una burla, con altos intereses y comisiones y bajo nivel en atención al cliente (recordemos que el know-how ya no es mexicano, es una adaptación de los modelos gringos, españoles e ingleses). Hasta eso Banorte no está tan mal (nota: no trabajo en ningún banco).
    Consejo: si te tienen que pagar a fuerza en HSBC y si tienes cuenta en otro banco, una transferencia de tu cuenta del infierno a un banco de más confianza y listo, ni palabra tienes que cruzar con el banco de Hong Kong-Shanghai.

    Saludos.

    Publicado por shinjimx80 | abril 2, 2012, 10:14 pm
  17. Que buen uso le estás dando al blog, deberías hacerlo más seguido para que no nos duela eso de que todavía no hay podcast 🙂

    Publicado por César Rivera (@mxcarc) | abril 2, 2012, 10:26 pm
  18. Todos los bancos tiene sus detalles, pero particularmente HSBC es un caso aparte..colas enormes con 7 cajas y 2 mendigos cajeros atendiendo, y lentísimo por cierto, pésimo trato si no eres cliente (y en tu caso siendo cliente), horribles instalaciones donde se pone de manifiesto que solo les interesa que deposites tus centavos puesto que no se te acercan para preguntarte que carajos vas a hacer….etc..etc…DENSHO….MANDALOS A LA PUTA DE MIERDA Y CAMBIATE….POR TU BIEN …..

    Publicado por MARIO | abril 2, 2012, 10:27 pm
  19. Y no puedo escuchar la platica que tuviste con los del banco :S

    Publicado por Aydiosmisio | abril 2, 2012, 10:41 pm
  20. ok 1ero milagro que no comentaste esto -solo que mas resumido- en apestan.com hasta parece un caso extraido de esa pagina
    bueno como ex funcionario bancario recuerdo que el otrora bital desde siempre ha sido y seguira siendo una mierda, si como mencionas es tu cuenta de nomina lo que te sugiero es que cambies de ya tu cuenta pero a otro banco mm no se banorte, inbursa, scotiabank entre otros que son bancos menos lesivos tanto en atencion como en cobro de comisiones y la empresa que te hace tus pagos/depositos no deberia tener problemas para pagarte en otra institucion bancaria distinta menos si la nueva cuenta que abras sea de nomina
    independiente a todo esto en teoria bien podrias presentar una queja ante condusef pero esta instancia esta casi al nivel de la sndh es decir solo emiten recomendaciones las cuales rara ves las instituciones bancarias hacen caso pero se que a veces resulta
    en lo personal yo pondria una queja aun que no se si seria ante la comision nacional bancaria o ante el ministerio publico ahi si te sugiero que si te interesa lo consultes con un aboganster que le sepa al tema, en lo personal no lo dejaria asi
    de hecho tengo un pedo precisamente con hsbc que me tienen una buena lana retenida pero yo lo estoy llevando a instancias judiciales solo que mi caso es muy distinto al tuyo
    y pues que mas mano suerte, ojala alguien o tu mismo puedas encontrar una mejor salida y no te dejes mano hazles sentir el peso de la ley que tambien para ellos aplica

    Publicado por mikes | abril 2, 2012, 10:44 pm
    • cndh quise decir, y no lo dejes de ese tamaño y si es que te sigues quedando con ese banco de cagada es que con el perdon pero eres masoquista mano
      no se si ya comentaste esto -y si fuera con este audio mejor- en la taquilla, aun que no se si los de radioformula re dejen
      paz un chingo de suerte con eso y no te dejes mano denuncia ante las instancias correspondientes, lleva tiempo es una chinga pero hazles saber que si se quieren pasar de listos les va a doler

      Publicado por mikes | abril 2, 2012, 10:53 pm
  21. Ya lo pude escuchar y se enojo porque ya no te pudo rebatir tu argumento jajaajajaja

    Publicado por Aydiosmisio | abril 2, 2012, 10:47 pm
  22. Lamento haber revisado mi twitt taaannnnn tarde pues ya no pude escuchar tu colérica discusión y me habrí encantado compartir tu desahogo. Suerte en la próxima Quincena y muchos saludos.

    Publicado por Reyna Cristina García Avila | abril 2, 2012, 11:53 pm
  23. Creo que de alguna u otra forma muchos hemos padecido situaciones de mal trato al recibir un servicio, las menos cuando se ven involucradas las fuerzas del orden, pero la forma en que lo narras, en como conviertes un suceso amargo en algo hasta divertido es de resaltar. Pero ¡ah! Mendigos bancos, son bravos.

    Publicado por alexdecapitated | abril 2, 2012, 11:54 pm
  24. Ni modo mi querido Densho, bienvenido al pais de yo solo cumplo con lo que es mi trabajo y no hago ni el mas minimo esfuerzo por ayudar a otro (teniendo las facultades), asi es esto y tienes razon, no hay por que generalizar a toooda la institucion por el trato que recibiste en 2 sucursales, pero eso te hace pensar.. como esas 2 personas (Gerente de tu sucursal y Gerente de donde fuiste sacado) llegaron a tener ese puesto y si estan capacitadas para llevar acabo todas sus funciones y ademas donde quedo el trato amable con el cliente…

    Ni modo Densho, asi es esto… ahora a ver si la 3° vez que vayas a hacer algo que ya hiciste 2 veces “Ahora si quede” y resulte que pues la verdad no…

    Saludos y si se siente regacho quedarte con la impotencia de obtener algo que es tuyo.

    Publicado por chemahg7 | abril 2, 2012, 11:59 pm
  25. Acabo de leer post y tantas cosas me llegaron a la mente. Desgraciadamente sólo quien las vivió se puede indignar, los demás pueden aportar puntos de vista y relatos de laguna vivencia desde otro frente. Por eso te puedo asegurar que tienes toda la razón, simplemente por empatía.

    Publicado por Israel Estévez | abril 3, 2012, 12:06 am
  26. Eres mi héroe! Saliste del HSBC como los grandes! u_u Sinceramente yo habría explotado en la mitad del tiempo que tu lo hiciste. Qué horrible darse cuenta que no pueden atenderte con un mínimo de respeto y que ni siquiera pudiste, como bien dijiste, sentirte escuchado. Yo creo que fue buena idea que lo escribieras no sólo porque compartes tu experiencia con otros posibles usuarios del banco, sino que hasta te sirvió como desahogo 🙂 o eso pienso yo. No fue para menos!
    Por otro lado, me pareció simpatiquísimo que lo compararas con Mary Poppins! Me divertí bastante leyéndolo a pesar de que la anécdota no era para reírse, pero fue la manera en que lo escribiste la que me pareció estupenda!
    Con dos centimos puedes tener buenas alas de hilo y papel (8) 😀
    Espero que tu problema se resuelva pronto o al menos que la siguiente vez te traten mejor.
    Saludos!

    Publicado por RossNatura | abril 3, 2012, 12:27 am
  27. Es una pena que la gente no este dispuesta a ayudar a la gente a que supuestamente le presta un servicio; ¿cual era el problema del sujeto este? ¿acaso no podia haber agarrado el condenado teléfono y marcarle a la dichosa sucursal? Pero ya que, ni modo Densho, ojala y puedas cambiarte de banco para no repetir estas cosas que solo te dejan mal sabor de boca.
    Por cierto, me quede muy impresionado por los ejemplos de buen servicio al cliente que mencionas, son increibles las ganas de querer ayudar al cliente que tienen esos lugares, supongo que se debe a la cultura tan diferente que tenemos U.U
    Pax!

    Publicado por horokehyuga | abril 3, 2012, 12:39 am
  28. jajajajaja….. No mames, que divertido (no por situacion, sino por tu manera de contarnoslo). Deberias de invitarme en tu proxima visita o grabar desde el principo (para escuchar los discusiones de terceros).

    Publicado por Carlos | abril 3, 2012, 2:37 am
  29. Yo estoy escuchando tu audio y la verdad te escuchas MUY tranquilo; mis respetos porque yo realmente me hubiera puesto a gritar ante este individuo inútil. La verdad es que yo estuve con HSBC un año… ¡un año! y me salí porque es el peor banco con el que he hecho negocios… siempre es culpa de alguien más y nadie se hace cargo de resolver tus problemas. Por eso me quedé con Banamex.

    Publicado por Christopher | abril 3, 2012, 8:14 am
  30. Eres muy paciente, densho. Y la verdad si deberías escribir “¡HSBC es una mierda!” porque, pues, si lo son.

    Publicado por ixtepan | abril 3, 2012, 10:46 am
  31. no le tengas miedo a AMEX densho… yo les debo 10 lanas hace 2 años y lo mas grave es que me cargaron en el buro de credito… pero si no saben arreglar problemas de FRAUDE no les pienso pagar.

    BANCOMER y BANAMEX tambien son una MIEEERRRDAAAA… yo nomas puedo recomendar BANORTE si es que hay por aya.

    Publicado por killpeek | abril 3, 2012, 11:26 am
  32. Eso pasa con todos los bancos, pero pasa mas y te roban mas con los del HSBC. no queda de otra mas que madriarlos jajajajaja

    Publicado por KARLOZ | abril 3, 2012, 12:05 pm
  33. Hola Densho!!!!!!!!!!

    que mal plan con los de HSBC, un cuate trabajo para recuros humanos en esa institucion y dice que para trabajar es una institucion de primer mundo, pero el servicio hacia los clientes es del tercer mundo, lo quiero es darte un consejo, que ami me a funcionado muy bien, a mi me pagan el bancomer pero el servicio tambien es pesimo, así que como tengo una cuanta en santander domicilie el pago de la nomina y no he tenido ningun problema te recomiendo hacer esto y no en santander si no en el banco que mas te guste no te cuesta nada y el tramite es muy sencillo, solo tienes que llevar un estado de cuenta de la cuenta de la otra cuenta en la cual quieres que te llegue tu varo, una identificacion y el banco se encarga de lo demas. saludos y espero te sirva este consejo

    Publicado por dany kent | abril 3, 2012, 12:45 pm
  34. Yo tuve mi “experiencia religiosa” con los pendejos de atención a clientes de la empresa que subcontrata Telmex… ya conocía a todos los hijos de puta del lugar…. A todos!!!!!

    Publicado por Oliver Navarro | abril 3, 2012, 1:10 pm
  35. Pues que se puede decir, nadie es perfecto y cualquier empresa siempre va a tener errores, por que como sabrán contratan a humanos para que trabajen, no maquinas. No se si lo mejor sea la resignación, o rezar para que nunca pasen este tipo de cosas o que, pero creo que el que busca, encuentra. Tu querías un problema con HSBC y lo encontraste. Para evitar pleitos y corajes, pues hubieras ido 2 dias antes a retirar del cajero y punto. Ya se que hubieras tenido que ir 2 o 3 veces, pero es preferible eso a soportar a gente despota y que no sabe hacer su trabajo o más bien, se lo complica. No defiendo a nadie en este caso, malo por HSBC por sus tramites estupidos y malo por ti por ir al ultimo día como buen mexicano.

    Publicado por danielxg | abril 3, 2012, 4:02 pm
  36. Chales mi densho, yo también he tenido malas expeiencias con los culeros de HSBC, y los de banamex dodne el gerente de la sucursal más cercana se preocupa mas por avanzar los boletitos de los turnos que de hacer su chamba…

    El pedo es que tienen el mismo poder que los clásicos burócratas como paty y selma de los simpson…

    Naaa ojalá se arregle o se haya ya arreglado tu situacion que hay que joderlos a diario si se puede si no no hacen nada…

    Publicado por abraham salazar | abril 3, 2012, 5:28 pm
  37. Saludos Densho. Qué alegría que te tomes el tiempo de compartir y con ello volver a vivir un acontecimiento tan nefasto con los que seguimos tu blog, será que nos consideras de alguna forma amigos… o simplemente quieres desahogarte. A veces escribir es la mejor forma de imprimir la emoción que oralmente muchas veces se nos escapa. Lo noto porque tu historia rebosa en detalle y como siempre buen humor aún tratándose de algo tan frustrante.
    Debo confesar que da gusto escuchar una historia así, a menudo creemos que las cosas malas que nos pasan fueron planeadas cuidadosa y maquiavélicamente por un ser superior para hacernos sentir miserables y que nadie puede tener peor suerte. La realidad es que tan solo es parte del ser un “ser social y organizado” y aunque nos duela como dices, desgraciadamente también parte de ser mexicano.
    Lo digo porque cada que realizo un tramite de cualquier tipo y especialmente digital, sea financiero o no, me encomiendo a todas las deidades que conozco a ver cual esta disponible, pues aunque los sistemas y procedimientos electrónicos son eficientes y en general robustos, no están exentos de mal funcionamiento y peor aún cuando son manipulados por personas que escudadas en el hastío de la rutina, generalmente no ponen la atención o el cuidado necesario, olvidándose que tan solo un “mal teclazo” de sus rápidos dedos puede arruinarnos el día y provocarnos una ulcera gástrica.
    Mi consejo es el evidente… cambia de banco, pues aunque no lo creas mis padres hace unos años ya juraron ante la tumba de nuestros ancestros jamás volver a poner un pie en HSBC. Quizás podría decirse que es coincidencia, que no tiene nada que ver, sin embargo revela para mi negligencia y desconocimiento en sus procedimientos.
    En resumen… mi padre fue a cobrar una cantidad depositada a su cuenta por la venta de la casa, el banco no estaba autorizado (te suena) a retiros “tan altos” de efectivo y decidieron imprimir un cheque, la señorita colocó audazmente la hoja de papel en sus novedosas impresoras de inyección (ya obsoletas aún en aquellos años) y voilà, el crujir de las desajustadas partes del aparto en conjunto con la masa amorfa que en algún momento fue una hoja de papel a 90% blancura revelaban que algo había ido muy mal. Dijo ella: “¡ah!… se trabó, lo imprimo de nuevo…”. Mi ilusa mente no vislumbro en aquel momento el problema que podría suponer re-imprimir un cheque. Pero el “sistema” de HSBC fue inmisericorde y no permitiría, no de la forma fácil, que un cheque se imprimiera dos veces, lo cual no suena para nada descabellado o injusto sino se conociera como sucedieron las cosas.
    Ahora pienso que quizás los empleados y dirigentes de estás sucursales sí lleven un curso para tratar de hipnotizar al cliente con demagogia y rodeos. Solo diré que pasaron casi 5 horas de sonrisas a medias, señalamientos con el dedo, luego malas caras, hojas, muchas hojas, llamadas, oraciones y rituales de gente en pantalón largo que culminaron como a eso de las 4:30 PM con nudos de corbata maltrechos, semicírculos de sudor en la región axilar y mi padre cargando la nada despreciable cantidad de $180,000.00 (no se dejen engañar ladrones, en el banco hay dinero y el gerente después de unas horas sí puede disponer de el) en efectivo dentro de la mochila de Rosita Fresita de mi hermana.
    No se como sucedió y si hasta el gerente debió “burlar” al sistema para hacerlo, pero ocurrió. Pobre de nuestro mundo, el cambio climático, los conflictos bélicos, la contaminación y encima tener por banco local esta institución… Se que a ti, a mí y a todos desgraciadamente nos faltan por vivir muchas experiencias similares a estas. Sólo queda esperar que nos encuentren en la forma más poderosa y resignada de nuestro “yo adulto”, pues la injusticia y los robos a mano armada que provocan que nos den ganas de volver a tener 5 años para hacer berrinche y soltar el llanto sin ser juzgados tan duramente seguirán existiendo… que mencione algunos… Truly Ultimate Marvel vs. Capcom 3, la viejita de la tienda de la esquina que te da chicles rancios como cambio, nuevas reglas en la señalización de penales y fueras de lugar para favorecer al Barza en la Champions, etc. etc. etc.

    Publicado por Kikin-kun | abril 3, 2012, 6:50 pm
  38. Primero que nada Densho, soy tu fan, eres enorme por la forma de ser que tienes, relajada y desmadrosa pero con el toque de responsabilidad. Y respecto a ésta historia, creo que la mayoría ha pasado por algo similar o mucho peor. Lo único que puedo decir ahora es “pinches putos los que tratan como mierda a los clientes”. Saludos Densho, ojalá un día te conozca para darte la mano y un gran abrazo y que pronto te escuchemos junto al buen Alfredito.

    Publicado por criticocitrico | abril 3, 2012, 7:23 pm
  39. JAJAJAJA Que buena anecdota densho triste cuando no es culpa de uno que ya ha hecho todo en regla y aun asi le niegan el servicio. Pero tambien no por que no te den tus cosas te vas a poner a dinamitar el banco a secuestrar a los trabajadores del banco o a torturar al gerente. Digo hay formas mas politicamente correctas de hacerles sentir la verga en especial a este tipo de bancos que la verdad no entiendo por que si es tu dinero no te lo dan a la hora que tu quieras sacarlo. Mejor cambiate a banco azteca que pese a que lo consideren el banco de broma nunca y lo puedo firmar jurar lo que quieran NUNCA ME HAN NEGADO SACAR MI DINERO CUADO YO QUIERA EN EL MOMENTO QUE QUIERA Y EN LA SUCURSAL QUE YO QUIERA.

    Publicado por Nuka-Cola | abril 3, 2012, 9:51 pm
  40. Que MIERDA!! Igual que banamex y que todos los putisimos bancos, yo creo que todos tenemos historias, claro los que trabajamos… Jajaja y tememos nomina, a mi me paso un día hacer un retiro sabia que tenía 3,000 pesos y llego y efectivamente 3,000 pesos le doy retirar y puta vergaaaa!! Nunca salió el putisisisismo dinero y me apareció en 0 la tarjeta reclame y después de 2 meses de investigación según.. Hijos de puta!! Hijos de su putisima

    Publicado por Ramon Venegas | abril 3, 2012, 9:59 pm
    • Lo siento, le di enviar,… Jajaja ya ando pedo jajajaja bueno resulta que me dicen que el dinero YO LO SAQUE QUE HAY UN VIDEO Y SI INSISTÍA ME PODÍAN ACUSAR DE FRAUDE!! Pinches putarracos, y ya jajaja que mierda!! Te entiendo mi Densho

      Publicado por Ramon Venegas | abril 3, 2012, 10:03 pm
  41. Por eso mañana ve a la sucursal para actualizar tus datos y le das en su madre al que te atendio hace 15 dias, saludos Densho suerte

    Publicado por Samuel Enrique (@bonosamuel) | abril 4, 2012, 1:26 am
    • Ja. Ayer fui y me tocó el mismo wey jetón que dizque me había arreglado el pedo la primera vez. Le dije lo que había pasado y siguió con su jeta; ¿lo arregló? No. Que necesitaba un comprobante de domicilio. Pus ya qué… al menos me autorizó el retiro sin la firma digital. Algo que, se supone, no se podía. :/

      Publicado por Densho | abril 4, 2012, 12:27 pm
      • con todo respeto man te pasa por que quieres cualquier otro en tu lugar ya hubiera cerrado esa cuenta y llevaria el varo a otro banco, dudo mucho que exista uno peor que hache eze be ze
        pero suerte y en lo que cabe que tengas tu y tu concurrencia unas relajadas pascuas mano

        Publicado por mikes | abril 4, 2012, 1:18 pm
  42. Ña yo por eso no creo en los bancos y guardo la lana debajo del colchon

    Publicado por Juan-Ito (@Korean_mode) | abril 5, 2012, 3:48 pm
  43. Que lastima que en México no exista la famosa “Calidad de Servicio” y que este tipo de cosas existan desde las empresas grnades, hasta en las chicas, y en todas las instituciones.

    Yo estoy apunto de terminar mi carrera en el Politecnico, y las señortias de servicio social excretan un abuso de poder inaguantable,lamentable…

    Publicado por zorrox | abril 6, 2012, 6:28 pm
  44. ando en las mismas :S paypal “guardara” mi dinero por 6 MESES!!!! porque como ahora han subido el “nivel de seguridad” no pueden verificar mi domicilio (aunque ya les halla enviado copia de mi ife y de un recibo de una cuenta de ahorros) y la unica forma de verificarlo es asociando una cuenta de credito o debido. y despues de varias llamadas al centro de atencion al clientes (y en cada una de ellas me decian “le pondre una nota que no cuenta con tarjeta de debito ni credito”) mi cuenta paypal ahora esta limitada permanentemente, y esto quiere decir que ya nunca mas podre ocupar esa cuenta :S asi que con el dedo bien metido estoy esperando a que pasen 6 meses para que pueda tener el dinero que con esfuerzo uno se gana :S

    Publicado por simiodo | abril 8, 2012, 4:02 pm
  45. andale sangron, sigue asi comportandote como nena… ya nadamas te falta publicarlo en apestan.com…mejor ponte a hacer podcasts que te sale mejor.

    att.
    el banquero (gerente)

    Publicado por el banquero (gerente) | abril 8, 2012, 7:05 pm
  46. HSBC sucks!!!!!!!!

    Publicado por Alucard88 | abril 8, 2012, 9:21 pm
  47. putos de HSBC por culpa de ellos no tenemos nuestro po-po-podcast!!!

    Publicado por Marco Lira (@MaPoRcoLo) | abril 11, 2012, 9:22 pm
  48. btw… señor Gerente del Banco, retírese a perturbar a su progenitora….

    Publicado por Marco Lira (@MaPoRcoLo) | abril 11, 2012, 9:25 pm
  49. Sería excélente que pudieras escuchar el viólin mas pequeño del múndo….. te dejo el órgano de iglesía barroca más grande del múndo.

    Publicado por Roberto Jaime Guzmán Moreno | abril 18, 2012, 3:26 am
  50. ¡Por el amor a Jennifer Connelly!, ya sacate un podcastin del show mi densho!!

    Publicado por SHINONIKAGE | abril 19, 2012, 11:30 am
  51. Eso mi amigo se resuelve de una sola forma, y se llama, portabilidad de nomina! Tu abres tu cuenta con el banco que quieras, y le instruyes a HSBC que te transfiera tu nomina cada quincena a tu nueva cuenta. Tu nuevo banco estara Mas que puesto a ayudarte en el proceso. Y asi, mandas a chi…apas al achis a ese bese (HSBC). Listo!

    Publicado por Gsl | mayo 9, 2012, 9:04 pm
  52. Hola! buscando acerca de cómo resolver quejas de dinero no entregado por cajeros de HSBC me topé con tu comentario. He estado buscando info en Condusef, tal vez poniendo una queja ahí puedan resolver tu caso. Saludos y suerte!!

    Publicado por Gabs | octubre 6, 2012, 7:33 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Twitter

  • El Neo Show de Densho va a volver en julio de 2016. Stay Metal.Oh, sí. 2 years ago
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: